Inicio Opinión ¿Campaña o propaganda?

¿Campaña o propaganda?

765
Compartir

Desde el 14 de agosto pasado, COMENZÓ a circular una frase por parte de uno de los candidatos a intendente y sus candidatos a concejales, como si se tratara de un programa de gobierno nuevo: “Articulación Nación, Provincia y Municipios”.

Pero… he aquí, que en nombre de esta frase, se han realizado y se siguen realizando actos, actividades sociales, campañas sanitarias, reuniones y hasta obras públicas; de las cuales algunos somos tristes testigos, y otros las vitorean como si éstas fueran el logro de sus innumerables pedidos y reclamos de ser escuchados.

Volviendo por un momento a la frase en cuestión, la “articulación” debería ser el ABC de las gestiones tendientes a la obtención, mediante peticiones, negociaciones, o convenios, de beneficios para la provincia o municipio que lo requiera, y direccionadas finalmente a los habitantes de esas comunidades. Estas gestiones se realizan generalmente entre funcionarios en ejercicio, lo que no debería suceder es que las mismas sean solicitadas o usadas por un candidato a ocupar un cargo ya que incurriría en una suerte de propaganda estatal para un beneficio electivo particular.

Ahora bien, motivo de la reflexión que me ocupa, alude a que el candidato que realiza estas acciones se arroga el derecho de realizar estas obras públicas contratando maquinaria, personal, comprando materiales y modificando calles de nuestro pueblo sin un plan serio sobre los terrenos en cuestión.

No hay un estudio previo que constate si las calles son calles. O si los terrenos son municipales o particulares. No existe un estudio sobre el curso de los desagües de tormentas. No hay una investigación sobre si estas obras afectarán o no al plan de cloacas próximo a realizarse. Y finalmente, no informan de donde salen los fondos para financiar estas obras con sus materiales, máquinas y personal contratado sin explicar como se devolverá ese dinero.

Y por último lo más sospechoso: se adjudican estas obras en forma directa, y sin licitación previa a la familia de uno de los candidatos a concejal… ¿raro no?

¡SEAMOS REALISTAS VECINOS! Estas obras se pagan, y se pagan muy bien. Por no decir que hay sospechas de sobreprecios por estos servicios. Este dinero sale de alguna caja provincial y tarde o temprano hay que devolverlo. No quiero pensar que el próximo intendente electo tendrá comprometida la partida de co-participación que le asigna la provincia a nuestro municipio por una deuda que el ejecutivo no generó, compueblanos, que no nos tomen el pelo. Estas acciones son una falta de respeto hacia nosotros. Se entienden bien la desidia y el desahucio, pero también es una falta de respeto a la actual Autoridad Municipal más allá de la gestión.

Y si nos falta el respeto ahora, con un discurso falso y además carente de sentido y con la respectiva intromisión a la autoridad, no pretendamos que nos respeten una vez situados en el sillón del intendente.

Alejandro Gonzalez

Deja tu comentario

Loading Facebook Comments ...

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here